Perdidos en el paraíso

El 17 de mayo de 2021 salí por fin de Alemania. Mis razones para venir a Abadiania eran ligeramente diferentes a las de la mayoría de la gente que viene aquí. Sólo quería escapar de Alemania. Ya estaba harto de tanta denuncia, malas vibraciones y mal tiempo. Mi sueño era vivir en un lugar barato y soleado, con gente comprensiva. Tener una vida tranquila. Además, no podía permitirme vivir en Europa sin aceptar otro trabajo de nueve a cinco.

Hoy puedo decírtelo. Estaba destinado a estar aquí.

Al llegar a Abadiania lentamente me di cuenta de donde había aterrizado. Fui a la casa De Dominacio sin saber exactamente lo que está pasando aquí. De todos modos me di cuenta de que la mayoría de la gente aquí no está vacunada y es comprensiva. Mi decisión de quedarme estaba tomada. Cuando cancelé mi vuelo de vuelta a Alemania para quedarme ocurrió algo extraño. Puse una nota en el triángulo pidiendo una solución a mis problemas de dinero. Lo que pasó es que poco después me devolvieron todo el importe de los vuelos que había pagado. No sólo me devolvieron el vuelo. Me devolvieron todo el dinero. Vine a Abadiania gratis.

Si eso no significa algo, no sé qué lo haría. Para mí, ese fue el punto de partida de mis experiencias en Abadiania.

En el tiempo que estuve aquí tuve muchas experiencias diferentes con sólo poner una nota en el triángulo. 

Quiero contarte las historias más increíbles.

En primer lugar puse una foto de tres personas que tenían problemas de salud. La primera tenía problemas digestivos. Tenía dolores regulares en el vientre que le impedían concentrarse en su trabajo. Una semana después de poner la nota ya no tenía nada y volvimos a hablar de negocios. La siguiente persona tuvo un grave accidente de tráfico hace años y por eso no puede andar bien. Tiene la pierna hinchada y no puede moverla bien. Dos horas después de que pusiera la foto en la cesta me escribió si había hecho algo, ya que se sentía mucho mejor. La tercera persona tenía una borreliosis grave. Ya había aceptado su muerte y sólo esperaba vivir unos meses. No era capaz de concentrarse... Una semana después de que pusiera su foto en el triángulo volvimos a hablar de negocios. No se ha curado del todo, pero está mucho mejor.

Por último me he puesto a finales de 2021 que me gustaría solucionar el tema con un coaching que tenía pendiente de pagar. (unos miles de euros) Poco después el coach al que le debía el dinero me escribió un mensaje diciendo que le gustaría que le pagara unos meses más tarde.

Todo esto son milagros que no se pueden explicar con el pensamiento lógico. Espero haberle dado alguna idea de por qué sigo aquí, y estaré encantado de compartir más.

Únase a nuestros 66 abonados